Hispania, Vol 67, No 225 (2007)

Oña, innovación monástica y política en torno al año mil


https://doi.org/10.3989/hispania.2007.v67.i225.39

Amancio Isla Frez
Universidad Rovira i Virgili, España

Resumen


En 1011 el conde Sancho de Castilla fundó el monasterio de Oña dentro de un ambiente de éxito tras sus victorias políticas y militares sobre los debilitados poderes de al-Andalus. Oña continúa las tradiciones de los monasterios condales, pero también se abría a nuevas influencias religiosas y culturales, con un énfasis mayor en el cuidado de los difuntos. La fundación también destacaba la voluntad de los condes castellanos de afirmar su dominio sobre los territorios septentrionales de su condado. El rey Sancho III de Navarra fue también enterrado en Oña, una decisión muy elaborada, subrayando cuán próximos estaban sus intereses y sentimientos religiosos a los de su suegro, el conde Sancho.

Palabras clave


Monasterios funerarios; Poder condal; Manifestaciones religiosas en torno al año 1000; Castilla y Navarra hacia el año 1000

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2007 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista hispania.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es