Hispania, Vol 61, No 208 (2001)

España y el equilibrio mediterráneo (1890-1891)


https://doi.org/10.3989/hispania.2001.v61.i208.299

Cristóbal Robles Muñoz
Instituto de Historia, CSIC, España

Resumen


Las naciones europeas al iniciarse la última década del siglo XIX, tenían espacio suficiente para el progreso y la libertad de todas ellas, sin necesidad apelar «al siniestro arbitraje de la guerra». El mayor peligro sería el incremento territorial de alguna de las grandes potencias. Ese hecho levantaría sospechas y celos en las otras y podría precipitar a todas en una catástrofe. Este riesgo obligaba a ser cautos. Y eso desconcertaba a los que esperaban de España un mayor compromiso internacional. La política exterior pocas veces fue transparente. Estos años no lo fue ni siquiera en el parlamento inglés. El marqués di Rudinì creía en la lealtad de Inglaterra a sus compromisos con los firmantes de la Nota de marzo de 1887. El Mediterráneo occidental era una zona fronteriza para Francia, por un lado, Italia y el Reino Unido por otro. España estaba al lado de estas porque el «Self Denial», propuesto por Salisbury, o lo que di Rudinì llamó «interesse piuttosto negativo», le beneficiaba. En este ambiente se negoció y aprobó la renovación del acuerdo hispano-italiano de 1887.

Palabras clave


Francia; España; Inglaterra; Italia; Marruecos; Mediterráneo; Alianzas europeas; Política internacional; Crispi; Di Rudinì; Salisbury; Moret; Vega de Armijo; Duque de Tetuán; Cánovas

Texto completo:


PDF


Copyright (c) 2001 Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.


Contacte con la revista hispania.cchs@cchs.csic.es

Soporte técnico soporte.tecnico.revistas@csic.es